Rodrigo de Araya y su mítica relación con el valle de Quilpué

Written by Raquel Concha on . Posted in Actualidad, Cultura y Entretención, Opinión, Organizaciones Sociales, Titulares

En el marco de los 119 años de la Ciudad del Sol.
Por: Ricardo Andrés Loyola, abogado, licenciado en Ciencias Jurídicas Universidad de Valparaíso, profesor Facultad de Derecho Universidad Adolfo Ibáñez, presidente Sociedad de Estudios Históricos, Arqueológicos y Geográficos de Chile.
               La historia formal nos cuenta muchas leyendas, aciertos y desaciertos de los cronistas, historias oficiales y no oficiales. La línea general en cuanto al nacimiento de Quilpué dice que don Rodrigo de Araya, conquistador español de origen vascongano nacido en Arraia-Maestu (hoy provincia vasca de Álava), compañero del gobernador Valdivia, recibió la graciosa cesión de tierras del valle de Quilpué del Cabildo de Santiago en reunión del 26 de abril de 1547.
               Allí se le concedió en los siguientes términos: “Nos el consejo, justicia y regimiento de esta ciudad de Santiago del Nuevo Extremo de estas provincias de la Nueva Extremadura, por la presente hacemos merced y damos a Rodrigo de Araya, vecino de esta dicha ciudad de un pedazo de tierra para su estancia y sementeras, pasto y labor, en el río de las minas el río arriba, donde nace el dicho río, que hace dos brazos y de allí se juntan en las dichas tierras y se hace uno, de allí para arriba, que son el termino y jurisdicción de esta dicha ciudad…”.  Con esto se cancelaban los dominios de Valdivia en esta zona.
               Esta es la historia oficial, mas sabemos por el testamento del mismo don Rodrigo que nunca pudo poseer estas tierras, y así no fueron consideradas dentro del activo de la sucesión que dejara por testamento otorgado en Santiago ante el escribano público en 1561. Dicha omisión es salvada por algunos como A. del Río, que en el libro “Quilpué tierra del sol” de Belarmino Torres señala que don Rodrigo no tomó posesión inmediata de estas tierras por un problema de comunicación que tenía destruidos los caminos. Sin embargo, en septiembre de 1547 pudo llegar a la zona, oficiándose una comida en un espléndido día soleado acompañado por sus empleados y el Capitán Francisco de Aguirre. De esta historia no hay antecedentes concretos, por lo que cae en el campo de las leyendas de nuestra zona.
               Sí podemos precisar con datos ciertos que Pedro de Valdivia en 1546 tomó posesión de la Estancia de Quillota, la cual abarcaba los valles de Limache, Colliguay, Quilpué, Viña del Mar y Concón.
               Al año siguiente se hizo cesión a Araya de la zona de Quilpué y, en julio de 1553, olvidando el acuerdo del Cabildo, Valdivia cedió legalmente la Estancia de Quillota y su extensión hacia Quilpué al Obispo Rodrigo González de Marmolejo, por lo cual Araya nunca estuvo en posesión real de las tierras del valle del Marga Marga.

Articulos Relacionados:

Tags: , ,

Messages not found