Uncategorized

Casinos y equidad: justicia para Marga-Marga

Por: Diputado Marcelo Schilling Rodríguez.
               En nuestro país los juegos de azar en casinos son considerados un ilícito, salvo en aquellos lugares expresamente autorizados por la ley. En consecuencia, algunas ciudades tienen ya un enorme privilegio al contar con autorización legal para instalar un casino de juegos.
               Tanto es así que la actual ley, en su artículo 16, establece que sólo podrán existir 24 casinos en todo el país y hasta 3 en una misma región. Se exceptúa de esta autorización a la Región Metropolitana en la cual, simplemente, no se pueden instalar.
               Esta disposición sobre la Región Metropolitana no es un capricho. Obedece a la convicción sobre la necesidad de no continuar con la concentración económica y de actividades en la capital del país. En otras palabras, a impulsar una dinámica de desarrollo equitativo y equilibrado.
               Siendo un privilegio de la ley el poseer un casino de juegos de azar, al que se suman los privilegios colaterales del fomento del turismo, la gastronomía, servicios financieros, transporte y otros, para distribuir mejor sus beneficios se estableció la posibilidad de instalar hasta 3 en una misma región.
               Con el mismo espíritu de fomentar un desarrollo equitativo, equilibrado y distributivo en torno a la actividad económica de los casinos de juego -y dado que se trata de un privilegio de pocos (de lo contrario, no lo sería)- la ley establece “un impuesto con tasa del 20% sobre los ingresos brutos que obtengan las sociedades operadoras de casinos de juego” y luego agrega que los recursos recaudados se distribuirán en un 50% al patrimonio de la municipalidad de la comuna donde esté ubicado el respectivo casino, para destinarlos a financiar obras de desarrollo y en un 50% al patrimonio del Gobierno Regional respectivo, también para financiar obras de desarrollo en todas las comunas de la región.
               A fin de no afectar derechos adquiridos y contratos vigentes, la ley dice que los casinos en funciones al momento de publicarse la ley continuarán con sus antiguas reglas sólo hasta el 1° de enero de 2016, si no se extinguieron antes.
               Este espíritu de justicia, equidad, equilibrio y distribución de beneficios de la industria de los juegos de azar es el que impugnan la alcaldesa Virginia Reginato y el Senador Francisco Chahuán, cuando dicen que apelarán al Ejecutivo para que derogue estas normas de la ley para mantener el privilegio monopólico de la Municipalidad de Viña del Mar, respecto de los impuestos de su casino. ¿Qué opinan al respecto los alcaldes de Valparaíso, Quilpué, Villa Alemana, Quillota, Casablanca, La Ligua, La Calera y otras comunas de la Región de Valparaíso sin casino? También,  ¿qué opinan los parlamentarios progresistas, los de la Quinta Cordillera y el nuevo intendente?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba