Uncategorized

Gobernador de Marga-Marga en monitoreo constante por caso de tres quilpueínas que no pueden salir de Bolivia

Gianni Rivera se mostró preocupado por caso de tres mujeres que junto a otros 18 chilenos están impedidas de salir de Uyuni. Está en coordinación con autoridades de la Cancillería y El Loa.
               Su preocupación por el caso de tres quilpueínas que desde el martes no pueden retornar a Calama desde Bolivia manifestó el gobernador de Marga-Marga, Gianni Rivera, quien por este hecho se contactó con su similar de El Loa, Claudio Lagos, y con personal de la Cancillería.
                “Estamos en monitoreo constante por el caso de las hermanas Claudia y Brasilia, y de Gladys, que no han podido volver a Calama a raíz de un paro cívico que hay en la ciudad de Uyuni, en Bolivia, por el cual parte de la comunidad local impide la salida de buses en cualquier dirección, agregando que se están haciendo diligencias que permitan contar con la colaboración de las autoridades locales, a fin de conseguir su evacuación.
               A su vez, Rivera indicó que, tras tomar contacto con una de las quilpueínas que se encuentra en Uyuni, se informó que pese a que acceden con dificultad a alimentación, las tres se encuentran en buenas condiciones y a la espera de poder emigrar en cualquier momento. De todos modos, se mantendrá en contacto con la familia en las próximas horas, a la espera de novedades.
Paro cívico impide regreso de bus
               Luego de que las tres quilpueínas -las hermanas Claudia  y Brasilia Serrano Cabrera y la profesora Gladys Osorio- finalizaran una semana de vacaciones en el país vecino, el bus en que viajaban no pudo salir desde Uyuni hacia Calama por el riesgo de ser apedreado, a causa de un paro cívico que enfrenta la ciudad y que también afectó la salida otros buses con destino a Sucre y Potosí.
               Los 21 chilenos junto a un grupo de extranjeros que se encuentran en dicho lugar pasaron la noche al interior del bus que los moviliza, a la espera de instrucciones para poder abandonar Uyuni.
               En Quilpué, Teresa Cabrera, madre de las dos hermanas (una de las cuales es discapacitada mental y requiere tratamiento médico especial), se mostró preocupada por todo lo sucedido y agradeció las gestiones que ha desarrollado durante el día el gobernador Gianni Rivera.

 

 

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba