Panorama

Colegio The Kingstown School ganó concurso escolar de innovación científica

Proyecto de biomimética se inspiró en la morfología de los cactus chilenos, dando soluciones a un problema cotidiano.
               El grupo científico del colegio The Kingstown School de Viña del Mar se adjudicó el primer lugar del concurso científico “El cactus como modelo de innovación” que organizó el Museo de Historia Natural de Valparaíso (MHNV), haciéndose acreedores de un NoteBook y una cámara fotográfica para implementar su laboratorio científico.
               Lo estudiantes, guiados por el profesor Jesús Plaza, desarrollaron un diseño-prototipo inspirado en la morfología o fisiología de los cactus chilenos, dando soluciones a un problema cotidiano.
                “La idea base fue tomar la forma hidrodinámica que tiene un cactus y utilizar las espinas, con la posibilidad de que éstas absorbieran el agua en el mar y, después, la misma agua que absorbió, poder utilizarla como propulsión a chorro, Además, con las flores que tiene el cactus proyectaron un sistema de iluminación y no sólo lo utilizaron como medio de transporte humano, sino que también como investigación, porque el cactus de una u otra manera se puede mimetizar fácilmente en cualquier lugar y, por ende, permitiría hacer una observación de otras especies”, explicó el docente del colegio reñaquino.
               El jurado estuvo compuesto por el curador y jefe del área de ciencia del MHNV, Sergio Quiroz; el director del Museo Baburizza, Rafael Gómez; y el auspiciador del concurso, la Gerencia de Asuntos Corporativos de la Empresa Portuaria de Valparaíso, EPV, representados por Paula Iglesias.
 IDEAS PARA PENSAR
               La directora del MHNV Loredana Rosso, señaló que ”parte de la misión del museo es fomentar  la investigación, por lo tanto, la idea principal del concurso es que los colegios y sus grupos científicos puedan ir generando propuestas innovadoras que permitan resolver una problemática puntual, que en este caso fue el cactus”.
               A su vez, agregó que “fue una experiencia muy entretenida. Para nuestro aniversario, siempre tenemos la Semana de la Ciencia y este año hicimos algo distinto, convocamos a todos los equipos de Ciencias de los colegios para que innovaran con el cactus. Las ideas fueron maravillosas y el premio fue bien ganado. Los niños tienen que tener motivación, pero por algo que realmente los haga pensar, los haga salir de la temática normal del colegio. El Museo está fortaleciendo los lazos, como lo hace ahora con el Puerto de Valparaíso, que también está en la línea del patrimonio y la educación”.
               Por su parte, el director del Museo Baburizza, Rafael Gómez, valoró el trabajo ganador,  pues “lograron visualizar diversas utilidades del cactus, especialmente en usos prácticos que ayudan significativamente a mejorar la calidad del ambiente y la vida cotidiana de las personas”.
               Paula Iglesias, representante de la Gerencia de Asuntos Corporativos de EPV, se mostró muy satisfecha de poder participar de este tipo de iniciativas, pues como empresa “desde siempre hemos apoyado las actividades que realiza el museo, especialmente las  que incentivan proyectos de innovación  y que van en directa relación con la comunidad del Gran Valparaíso”.
               El concurso contó con el auspicio de la Empresa Portuaria de Valparaíso, así como la colaboración de la cafetería patrimonial “Puro Café”. La entrega de premios se realizó el día viernes 21 de octubre, durante la noche del museo “Late Night”. Fiesta de celebración por motivo del aniversario 138.
               En la premiación, Cristian Calvetti, Gerente de Asuntos Corporativos de EPV, manifestó que el proyecto del grupo científico del colegio The Kingstown School les pareció creativo e innovador. “A nosotros y al Jurado que participó nos gustó mucho, cuando recibimos los trabajos fue una iniciativa que nos llamó poderosamente la atención. Hoy, Valparaíso necesita innovación y qué mejor que lo hagan los escolares. Hoy, nosotros estamos en ese proceso. Fue muy bonito conectarnos con eso y entender que ellos están pensando de la misma forma. Así es que felicitaciones al colegio, a los apoderados y profesores, que junto con las familias son los que hacen posible llevar a cabo estas iniciativas”.
               El premio para el colegio ganador estaba compuesto por un NoteBook y una cámara fotográfica para implementar su laboratorio científico.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba