Uncategorized

Estudio de Escuela de Psicología de UST Viña del Mar revela las percepciones de las personas de tercera edad

Informe revela que la mayoría de los adultos mayores vive con el dinero “al justo”, que muchos están muy preocupados por sus necesidades económicas y de salud, y que tienen una mala opinión de instituciones como Fonasa, hospitales, isapres y AFP.
               La Unidad de Investigación y Estudios Contemporáneos de la Escuela de Psicología de Universidad Santo Tomás sede Viña del Mar realizó un nuevo estudio de percepción en el Gran Valparaíso, esta vez con el objetivo de conocer las creencias de los habitantes mayores de 60 años de la zona. Entre sus conclusiones más llamativas, destaca que  menos de la mitad siente que sus necesidades económicas y de atención en  salud estén satisfechas, mientras que un amplio porcentaje declara vivir con el dinero “al justo”.
               Al preguntarse si se encuentra satisfecho con su vida, un 60,6% señaló estarlo, en tanto que un 10,5% declara no estar satisfecho. Respecto de la satisfacción en los últimos seis meses de sus necesidades, un 83% señaló estar satisfecho en términos de alimentación, un 78,1% en términos de vivienda, un 60,9% de afecto y cariño, un 44,6% de necesidades económicas y un 27,7% respecto de atención en salud. En el punto donde se manifestaron más insatisfechos fue respecto a recreación, con un 31,8%. Además, el 53,4% afirma que el dinero para satisfacer sus necesidades le alcanza “al justo”.
               Profundizando respecto de la percepción de su estado de salud, el 40,2% afirma que su salud es buena y el 36,7% que es regular. En cuanto a actividad laboral, el 46,9% declara haber trabajado en el último mes y el 51% declara haber trabajado en los últimos seis meses.
SUS PRINCIPALES PREOCUPACIONES
               El estudio realizado por la Escuela de Psicología de UST Viña del Mar también consultó a los adultos mayores por sus principales preocupaciones. Entre todas las opciones, la mayor es quedarse sin ingresos (75%), seguida del fallecimiento de un ser querido (69,3%), enfermar gravemente (67,2%), ser asaltado en la calle (64,6%), que le roben en su casa (64,6%), depender de otras personas (60,6%) y quedarse solo (58,8%).
               Respecto de las diferencias estadísticamente significativas, se observó que las mujeres estaban más preocupadas que los hombres en ser víctimas de asaltos en la calle o que les entren a robar a la casa.
               Por su parte, aquellas personas que declararon no ser trabajadores activos se manifestaron más preocupadas que los trabajadores activos por depender de otras personas, enfermar de gravedad, quedarse solo y respecto de la delincuencia.
MALAS CALIFICACIONES
               Al momento de evaluar instituciones o elementos de su entorno, solo dos obtuvieron “nota azul” en cuanto al equipamiento comunitario: la iluminación de las calles fue calificada con un 4,4, y la calidad de espacios para la recreación obtuvo un 4.3. Los restantes fueron “promedios rojos”: 3,8 para semáforos con tiempo suficiente para cruzar las calles, 3,3 para estados de veredas y calles y 3,3 para acceso especial para mayores en el transporte público.
               A los encuestados se les consultó también respecto de qué nota le pondrían a cinco instituciones. Todas ellas obtuvieron “promedio rojo”: el País obtuvo nota 3,6; Fonasa 3,1; Hospital/Consultorio 2,9; Isapre 2,7 y las AFP con el promedio más bajo, un 2,4.
Además, un 34,2% ha sentido que lo tratan mal en servicios públicos o municipios y un 26,8% por personas en su barrio.
PARTICIPANTES
               Este estudio consideró un muestreo probabilístico por cuotas donde participaron un total de 343 personas, de ambos sexos (49,6% hombres y 50,4% mujeres). Acorde a la edad reportada, el 31,6% se encontraba en el grupo entre 60 y 64 años, el 35,7% entre 65 y 70 y, finalmente, un 31,3% pertenecía al grupo de mayores de 70 años.
               Respecto del estado civil, el 7,9% se declaró soltero, el 51,8% casado, el 21,3% viudo y un 19,0% separado. El 47,9% manifestaba ser un trabajador activo y un 52,1% no realizaba trabajo remunerado. En relación de con quién vive, el 13,1% manifestó vivir solo, un 56,1% con cónyuge o pareja, un 24,0% con sus hijos y un 6,9% con “otros”.
               Los resultados completos del informe se pueden revisar en el archivo PDF adjunto.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba