Politica

Piden penas de tres a cinco años para condenados por quemar vivo a bebé en Colliguay

El tribunal se pronunciará el lunes 6 de marzo, a las 9 horas, en el Juzgado de Garantía de Quilpué. Los involucrados cumplirán sentencia en libertad.

               Luego de cuatro años de investigación y numerosos antecedentes para acreditar el crimen, sus circunstancias y la responsabilidad penal de sus autores, la Fiscalía de Quilpué obtuvo sentencia condenatoria contra los integrantes de la denominada Secta de Antares de la Luz, que sacrificó a un lactante en la localidad de Colliguay, en noviembre del 2012.
               Como se logró acreditar, Antares concibió un hijo con Natalia Guerra -al que ésta puso por nombre Jesús- y luego de convencerse que su hijo era un ser infernal, lo mató lanzándolo vivo a una hoguera, durante un rito practicado en lo que sería el último día de la humanidad.
               La investigación estuvo en manos del fiscal Juan Emilio Gatica Simpson, quien durante el transcurso de la misma efectuó importantes diligencias, entre ellas la reconstitución de escena con la participación de los imputados, salvo Carla Franchi y el autor material del homicidio, Ramón Castillo Gaete (Antares de la Luz), quien se suicidó durante su huida a Cuzco, en Perú.
               Otro desafío que enfrentó la Fiscalía fue la alegación que hicieron los principales imputados, Natalia Guerra y Pablo Undurraga, de que se les reconociera como eximentes de responsabilidad. Los acusados argumentaron que habían actuado bajo un estado equivalente al de enajenación mental, conforme a los antecedentes periciales aportados por sus defensas durante el juicio.
               Si bien el intento de Undurraga prosperó en su minuto a nivel de tribunal de garantía de Quilpué, que dictó sobreseimiento definitivo a su favor, la Fiscalía logró que la Corte de Apelaciones de Valparaíso revirtiera dicha decisión, manteniéndolo en la posibilidad de un eventual juicio.
               De esta manera, la Fiscalía llevó a los imputados a juicio abreviado, lo que implicó que los siete acusados reconocieran los hechos y los antecedentes de la investigación. Hoy arriesgan penas de 5 años de presidio menor en su grado máximo (para Guerra y Undurraga, como autores de parricidio y homicidio calificado, respectivamente) y de 3 años de presidio para los demás, en calidad de encubridores de homicidio calificado.
               El tribunal dará a conocer las penas que impondrá en audiencia fijada para el lunes 6 de marzo, a las 9 horas, en el Juzgado de Garantía de Quilpué.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba