Uncategorized

Nueve jóvenes de centros de justicia juvenil iniciaron sus carreras profesionales

Adolescentes disfrutaron de un desayuno de reconocimiento y motivación.

Un hito histórico lograron los centros de administración directa de justicia juvenil del Sename Valparaíso, al conseguir que por primera vez nueve jóvenes accedieran a la educación superior, reconociendo en ellos su esfuerzo al prepararse y rendir la PSU, su buen comportamiento y disciplina.

Este compromiso fue reconocido por el director regional (S) del Sename, Rachid Alay, quien, acompañado de los equipos directivos y profesionales de los dos centros, Centro de Internación provisoria y Régimen Cerrado (CIP CRC) y Centro Semicerrado (CSC), compartió un desayuno con los nueve adolescentes.

Cinco de los jóvenes están sancionados con régimen cerrado en el CIP CRC Limache, quienes accedieron al permiso de salida con fines educativos que otorga la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente; el resto cumplen reclusión nocturna en el CSC.

Los Centros de Formación Técnica de la Universidad de Valparaíso (CFTUV) y de la Santo Tomás, así como el DUOC UC, abrieron sus puertas para reinsertar educativamente a los jóvenes en carreras técnicas en construcción, mantenimiento industrial, preparación física, mecánica automotriz, administración de empresas con mención en marketing y jurídico.

“Nos queda un trabajo enorme todavía por recorrer porque ellos están comenzando y tenemos que acompañarlos toda la ruta, pero nos enorgullece y alegra, y nos indica que el camino que estamos tomando es el correcto”, expresó el director regional (S) del Sename, Rachid Alay.

Jóvenes motivados y con espíritu de superación

Cristián, de 19 años, sale todos los días desde el centro cerrado Limache, donde ingresó hace 2 años y medio, en dirección a su salón de clases para cumplir con sus estudios de Técnico en Mantenimiento Industrial.

“Es la primera vez que entro a la educación superior. El primer día estaba nervioso, pero voy haciendo amistades. Yo veía a mi mamá sufrir y nunca pensé en estudiar, pero ellos me apoyaron y eso me motivó. En el centro (CIP CRC) siento el apoyo de todos, llevo hartos meses preso y eso me hizo recapacitar, me siento feliz, me seguiré esforzando para tener mi título”, aseguró el joven.

Muy cerca de Cristián, pero cumpliendo una sanción de reclusión nocturna en el centro CSC de Limache, está Johan, de 18 años, quien estudia Técnico en Mecánica Automotriz y Autotrónica. “Ha sido una experiencia genial y de mucho aprendizaje, estoy muy agradecido por estar en la carrera que quiero estudiar”, dijo.

Para Jorge Marín, coordinador educativo del CIP CRC Limache, la misión del Sename con los adolescentes a través de los centros de justicia juvenil es “hacerlos responsables de un acto que cometieron en un periodo de su vida que no los marca para siempre, es la posibilidad de que entiendan que todos cometemos errores y que estos se pagan y se cumplen, pero que se puede cambiar las vidas y ellos deciden cambiar su vida a través de la inserción educativa”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba