Deportes

Hasta que la micro chocó, Santiago Wanderers se va a la B

OPINIÓN

Se dice que después de las batallas, todos somos generales. Sin embargo, el futuro y descenso de Santiago Wanderers estuvo escrito desde el comienzo de la temporada. Cuando tomaron la peor decisión. Rebajar el presupuesto para el 2021.

No lograron retener a Miguel Ramírez, y desde allí comenzó un éxodo masivo de jugadores. Llegó Ronald Fuentes, quien le levantó el pulgar a todos los refuerzos que fichó la dirigencia caturra, resultado; uno fue desvinculado antes de finalizar la primera rueda, otro fue cedido a préstamo y el resto sólo calentó la banca. Se produjo cambios en el directorio, en la secretaria técnica, pero nunca trajeron conocedores de fútbol. Cuando la comisión fútbol, está presidida por un ex jefe del Banco Central, la derrota ya está asumida.

4 técnicos pasaron en la primera rueda y ninguno logró rescatar una victoria. La hinchada se hizo sentir y un inminente estallido social wanderino se avecinó en Valparaíso, razón por la cual, Rafael González Camus, principal culpable de este descenso, decide dar un paso al costado.

Opinión dividida con la llegada de los Sánchez al decano, desde un comienzo existió incertidumbre con el andamiaje de la institución. Cabe recordar que Reinaldo golpeó la mesa, muy a la década de los noventa y por la prensa echó a Marco Medel y Francisco Alarcón. Este hecho vaticinaría lo que sucedería casi al término del torneo.

Hubo una pequeña luz de esperanza, por momentos Emiliano Astorga y sus pupilos, enmendaron el rumbo de la micro y comenzaron a ganar partidos, aunque todo quedó en ilusión, las constantes lesiones y suspensiones de jugadores sumieron al equipo en solo empates y derrotas.

Pese a que matemáticamente, los verdes tenían una ínfima posibilidad de salvar la categoría, el clan Sánchez decide tirar por la borda los últimos 4 juegos y sentenciar el descenso. Cesaron del cargo a Emiliano Astorga debido a que no estaba en los planes de la siguiente temporada.

Pero la pesadilla no terminaría aquí. La institución porteña tuvo 2 directores técnicos en menos de 4 horas. Un hecho insólito, una falta de respeto a la hinchada y el mundo Wanderers, evidenciando la nula visión a futuro del club y dejando entrever la improvisación de los dirigentes en un club de fútbol profesional. Esa improvisación que dejó la administración pasada.

El terremoto en Valparaíso fue tal, que los jugadores mayores decidieron no jugar el encuentro frente a Curicó por apoyo a Sebastián Ubilla, quien si jugaba dicho encuentro, renovaría automáticamente para la siguiente temporada. Además, un histórico como Moisés Villarroel, también es desechado por no conceder en las acciones de Sánchez. Un día dramático para el club más antiguo de nuestro balompié nacional, que terminó perdiendo y descendiendo de categoría.

Más de 5 mil wanderinos fueron a despedir a Wanderers de Primera. Una hinchada fiel, que aplaudió a los jugadores pese a los malos rendimientos. Por otro lado, más oscuro, una administración casi matonezca, demostró que puede asesinar al club en cualquier momento, y llamo «asesinar» por lo rápido que desechan jugadores históricos e íconos. Dicho esto, el futuro de Santiago Wanderers de Valparaíso es infinitamente incierto, con acciones apresuradas, arrebatos, directores de la administración anterior que aún están sentados tomando decisiones, los mismos que no entienden nada de fútbol, los mismos que terminaron por ridiculizar al Decano del Fútbol Chileno.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba