Cultura

Miles de testigos de Jehová entre los millones de víctimas del nazismo

Cada 27 de enero, el mundo recuerda el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto,[1] una fecha emblemática para conmemorar a las víctimas del nazismo. Ese día en 1945, el ejército ruso liberó el campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, marcando así el fin de uno de los períodos más oscuros de la historia moderna.

El terror asesino nazi fue dirigido contra millones de personas por cuestiones raciales, de nacionalidad, o de ideología política. Sin embargo, hay un hecho menos conocido y es que entre las víctimas de los nazis estuvieron miles de testigos de Jehová, que sufrieron por su fe cristiana.

Los testigos de Jehová, también conocidos entonces como Estudiantes de la Biblia, fueron “el único grupo en el Tercer Reich que fue perseguido únicamente sobre la base de sus creencias religiosas”, señala el profesor Robert Gerwarth.[2] El régimen nazi calificó a los Testigos como “enemigos del Estado”, según la historiadora Christine King, debido a “su negativa pública a aceptar el más mínimo elemento del nacional-socialismo que no encajara con su fe y creencias”.[3] Por motivos religiosos, los Testigos adoptaron una postura políticamente neutral y se negaron a hacer el saludo «Heil Hitler», a participar en actos racistas y violentos, o a unirse al ejército alemán.

Los Testigos estuvieron entre los primeros enviados a campos de concentración y se les asignó una identificación exclusiva: el triángulo púrpura. De los aproximadamente 35.000 testigos de Jehová en la Europa ocupada por los nazis, más de un tercio sufrió persecución directa. La mayoría fueron arrestados y encarcelados, cientos de sus hijos fueron llevados a hogares o reformatorios nazis y unos 4.200 fueron enviados a campos de concentración. La destacada autoridad Detlef Garbe escribió: “La intención expresa de los gobernantes nazis era eliminar por completo a los Estudiantes de la Biblia de la historia de Alemania”.[4] Se calcula que murieron 1.600 Testigos, 370 por ejecución.[5]

Lamentablemente, a pesar del repudio colectivo frente a las atrocidades cometidas durante el régimen nazi, actualmente siguen existiendo regímenes que practican formas opresivas de represión y se oponen a la libertad religiosa, como son los casos de Eritrea, Crimea y Rusia. En este último país particularmente, desde 2017 se ha iniciado una ofensiva en la que se han confiscado sus propiedades y centros de adoración, además de declarar que sus publicaciones religiosas son “material extremista”. La policía, además, con frecuencia entra en sus casas, las registra, interroga a sus ocupantes y los trata de manera cruel. Hombres y mujeres de todas las edades son arrestados y condenados a prisión o puestos bajo arresto domiciliario. Para el 16 de diciembre de 2022, había un total de 98 Testigos encarcelados.

Aunque ya han pasado setenta y ocho años del término de la Segunda Guerra Mundial, este Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto invita a no solo a reflexionar en todo el sufrimiento que vivieron millones, sino también a crear conciencia para que la sociedad condene todo tipo de actitudes racistas, nacionalistas y violentas.

Puede encontrar más información sobre los testigos de Jehová durante el Holocausto en jw.org:

[1] https://www.ushmm.org/remember/international-holocaust-remembrance-day

[2] Hitler’s Hangman: The Life of Heydrich, p. 105.

[3] Jehovah’s Witnesses Stand Firm Against Nazi Assault (vcf/-E), Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, 1996.

[4] Garbe, Detlef (2008). Between Resistance and Martyrdom: Jehovah’s Witnesses in the Third Reich. Madison, Wisconsin: University of Wisconsin Press, p. 521. ISBN 978-0-299-20794-6.

[5] “Number of victims persecuted in National Socialist Germany and in occupied countries,” Central Europe PID fact sheet.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba