Uncategorized

Crecimiento de Unidad Prequirúrgica mejora rendimiento de cirugías en el Hospital de Quilpué

Se suma a otras estrategias como el inicio de un nuevo plan de extensión horaria en el uso de pabellones y cirugías en establecimientos de la red.

La Unidad Prequirúrgica del Hospital de Quilpué, encargada de gestionar el proceso preoperatorio de cada uno de los pacientes con indicación de cirugía, inició su funcionamiento el año 2018, convirtiéndose desde entonces es un eslabón fundamental de la creciente actividad quirúrgica del establecimiento hospitalario.

Entonces, con sólo un enfermero encargado, se gestionaban las cirugías electivas y se programaba la tabla quirúrgica de las distintas especialidades. Hoy en día, la unidad logró un crecimiento tanto en recurso humano como en sus procesos, lo que ha permitido fortalecer la coordinación y gestión preoperatoria para dar mayor fluidez a la resolución de la lista de espera quirúrgica.

El enfermero Diego Fuentes, supervisor del Servicio de Cirugía Mayor Ambulatoria, y coordinador de la Unidad Prequirúrgica, explicó que este dispositivo cuenta con tres enfermeras y un funcionario administrativo. “Cada enfermera tiene asignadas ciertas especialidades, de tal manera de realizar un trabajo más personalizado, crítico y seguro. Entonces conocen al cien por ciento los procesos propios de su especialidad. Una de ellas se dedica a cirugía general de adulto; una enfermera encargada de lista de espera de urología y una tercera profesional encargada de cirugía infantil y cirugía traumatológica”, explicó Diego Fuentes. Las cirugías de ginecología se trabajan de manera independiente, pero en coordinación con la Unidad Prequirúrgica.

SEGUIMIENTO PERSONALIZADO

El crecimiento y rediseño de la Unidad permitió desarrollar un seguimiento del proceso preoperatorio, desde el primer contacto, la realización de los exámenes previos, la programación de la cirugía y la comunicación permanente con el paciente ayudado de la tecnología que ha permitido digitalizar los procesos de comunicación.

“Los pacientes son contactados para realizar seguimiento y coordinar exámenes por una profesional, y la misma enfermera va estar a cargo de continuar el proceso hasta su cirugía. Es como un seguimiento más personalizado, más directo con el paciente”, explicó Diego Fuentes.

Otros avances que ha logrado la unidad prequirúrgica es contar con cupos protegidos de exámenes de manera constante, para concretar la cirugía. Así también, “se viene un avance en sistemas de inteligencia artificial que informen oportunamente a los pacientes, confirmen su cirugía una vez que está en tabla quirúrgica, y si el paciente requiere postergar por algún motivo de fuerza mayor, nos genere una alerta para reprogramar a tiempo y no perder esa hora de pabellón que es tan valiosa” expresó.

“DE UN MOMENTO A OTRO SE ACELERÓ”

Eugenio Ahumada Galleguillos, estaba a la espera de una cirugía urológica desde hace más de un año. “El periodo de espera fue largo, pero gracias a Dios me llamaron y aceleraron todos los exámenes necesarios y me recibieron muy bien. La atención espectacular, el equipo, los doctores ningún problema, un servicio muy bueno del hospital”.

Así también, don Alfredo Hellec Corales, quien se atendió por una patología Ges, comentó que tras consultar y percatarse que no estaba ingresado al sistema por una hiperplasia prostática benigna, “me llamaron de la noche a la mañana que tenía hora y entré rápidamente a pabellón. La atención acá es excelente, la gente es muy amable, me costó llegar a operarme, pero finalmente se resolvió”.

Mientras que el paciente Roberto Petit Ruz, al día siguiente de su intervención, comentó que “la intervención ha sido de maravilla, me han tratado como un amigo, como una persona querida y lo tengo que decir por todos, médicos, enfermeras y todo el personal. Yo estaba esperando esta cirugía hace un tiempo, pero de un momento a otro todo se aceleró y me atendieron estupendo”.

GESTIÓN DE LISTA DE ESPERA

Paralelo al crecimiento de la Unidad Prequirúrgica, se siguen programando las cirugías de pacientes GES, principalmente por diagnóstico de cáncer, quienes tienen prioridad en la programación de la tabla quirúrgica.

A contar del mes de septiembre comienza un nuevo Plan de Extensión Horaria de resolución de la lista de espera, a través de una licitación de servicios médicos y de personal de pabellón, estrategia que permitirá resolver un muy alto volumen de pacientes en horario extendido.

Así también, el Hospital de Quilpué continúa utilizando los pabellones de la red para maximizar la producción quirúrgica. Es así que, en los pabellones del Hospital Santo Tomás de Limache, equipos del Hospital de Quilpué operan lunes, martes, miércoles semana por medio y todos los jueves con un promedio de 5 a 6 pacientes diarios y se retomaron las intervenciones traumatológicas de bajo riesgo, en pabellones del Hospital de la Ligua.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba