DISCULPAS PÚBLICAS: cuando se debe esperar el dictamen judicial

Es muy común encontrarse con publicaciones en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, en que alguien pretende hacer justicia por las suyas, denunciando hechos de todo tipo, tales como abusos, estafas, violencia y una serie de otros supuestos acontecimientos. Este fenómeno llamado «funa» se ha convertido durante los últimos tiempos en un «acto de justicia social” que por ahora no está muy regulado en nuestra ley.

Ante dichas situaciones, cabe la pregunta, ¿son las redes sociales los canales adecuados para hacer justicia?

Definitivamente la respuesta es «no», siempre es necesario recurrir a los estamentos encargados de hacer justicia.

Otra interrogante que queda en el tintero es, ¿puedo hacer uso de mi libertad de expresión para contar lo que me sucedió?

Sí, todos y cada uno de nosotros somos libres de exteriorizar lo que nos aconteció, sin olvidar que la persona que incurrió en una falta, error o delito, también tiene derechos, los cuales pueden ser violados dependiendo del tipo de publicación que hagamos. Debemos ser extremadamente cautos en las expresiones que utilizamos al catalogar la conducta de otro y al imputar un determinado delito sin tener las facultades para hacerlo.

¿“Funa” o desahogo virtual?

Muchas veces creemos que no es suficiente el realizar una denuncia formal o sentimos que la justicia no ha obrado como quisiéramos, o con la rapidez que precisamos, originando este «desahogo virtual» que puede tener graves consecuencias como pudiera ser una querella por parte de la persona que ha sido causa de una «funa».

¿Qué pasa cuando existe una investigación en curso?

En este escenario, en que es la justicia la que está obrando, se debe ser aún más cuidadoso, no se puede afirmar algo que aún no ha sido sentenciado y está aún siendo investigado por quienes tienen como tarea administrar justicia.

No es lo mismo realizar una «denuncia» que afirmar que existe un «hecho consolidado».  En la primera afirmación, se deja claro que aún no hay condena y que la persona puede ser inocente. Por otra parte, si das por entendido que la persona cometió determinado hecho, estás asegurando algo que no ha sido condenado por quien imparte la ley.

Este último escenario es el que enfrenta hoy Fernanda Sandoval Veas, joven villalemanina que en el mes de enero de este año realizó una publicación en su página de Facebook, en la cual expresa textualmente que el padre de su hija sería un abusador sexual.

Cabe señalar que hasta el momento en que se hizo esta publicación, existían dos causas en el Tribunal de Familia producto de las denuncias, la primera presentada en agosto de 2018 y, la segunda, el 19 de febrero  de 2019.

El día 30 de enero de este año se presentó en el Juzgado de Garantía de Villa Alemana una querella criminal por injurias y calumnias en contra de Fernanda, cuya audiencia se realizó este cinco de marzo, tras la cual se aprobó un acuerdo reparatorio en el cual la imputada debe hacer una retracción pública en los mismos términos en que se realizó la publicación, durante 10 días en Facebook como también en un diario de circulación.

Tras lo ocurrido, Fernanda se comunicó con este medio de comunicación y decidimos publicar sus disculpas públicas como una forma de cumplir con el rol de servicio que tenemos como diario digital y también utilizando esta experiencia vivida por esta joven para advertir y educar a quienes, con o sin razón, utilizan las redes sociales para impartir justicia, algo que definitivamente sólo le corresponde a los tribunales.

Fernanda nos hizo llegar el siguiente texto: «A través de este medio de comunicación, hago llegar a Nicolás, padre de mi hija, a quien culpé en una publicación de mi página de Facebook, de fecha 15 de enero de 2020, mis disculpas por haberlo acusado de ser un abusador sexual, siendo que él goza de presunta inocencia, hasta que el Tribunal de Garantía de La Calera, dictamine lo contrario».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *