Con riguroso protocolo de higiene y seguridad JUNJI Valparaíso abrió puertas de 6 recintos en el marco del programa Jardín de Verano 

60 niños y niñas han sido beneficiados con esta iniciativa que busca ser una ayuda a las familias que necesitan trabajar durante la época estival y que no cuentan con redes de apoyo para su cuidado.   

Sentimientos de confianza y seguridad ha propiciado en las familias el cumplimiento cabal de los protocolos de prevención e higiene implementados por los equipos educativos que están cargo del programa Jardines de Verano de la JUNJI Valparaíso y que durante febrero ha permitido la apertura de 6 recintos educativos parvularios en las comunas de San Felipe, Limache, Viña del Mar, Valparaíso, Villa Alemana y Quillota.

El programa viene a ser una importante y vital ayuda para las familias que deben asumir responsabilidades laborales temporales durante la época estival y que no cuentan con redes de apoyo para el cuidado de sus hijos e hijas durante este período.

Un total de 60 niños y niñas de la región se han visto beneficiados con esta iniciativa que además de cuidados entrega a los párvulos instancias de aprendizaje y socialización, en un escenario donde los protocolos de seguridad y prevención para prevenir el COVID-19 se evidencian desde el ingreso al jardín.

“Los equipos educativos a cargo de este programa fueron capacitados en materia de higiene y cuidado previo a su funcionamiento, asimismo se han aplicado estrategias para evitar aglomeraciones como el ingreso diferido, uso de distintos espacios del jardín, fomento de actividades en zonas de patio, promoción de hábitos higiénicos, limpieza constante de los espacios y del material educativo”, señaló María Teresa Lassalle, Subdirectora (S) de Calidad Educativa de la JUNJI Valparaíso.

Por su parte, la Directora Regional (s), Beatriz Lagos Gutiérrez destacó que la disposición de protocolos claros y rigurosos como por ejemplo toma de temperatura y registro al ingreso del jardín, sanitización de calzado, frecuencia en la ventilación e higienización de los espacios ha hecho que las familias sientan seguridad de enviar a sus hijos e hijas al jardín, y que de esta manera los niños y niñas de las familias trabajadoras de la región tengan acceso a la continuidad educativa.

“Sabemos que el escenario es complejo, pero como JUNJI hemos adoptado todos los protocolos, hemos adquirido todo el equipamiento necesario para dar seguridad a nuestros párvulos y familias. Porque como institución nos importa velar por la calidad de la enseñanza, que esta se dé en espacios seguros y que podamos además resguardar la salud de nuestros equipos educativos”, puntualizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *