De las reformas a la gestión eficaz

Marcelo Schilling, Diputado de la Provincia de Marga-Marga.
               Tres de las principales reformas comprometidas por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría (NM) han llegado a su fin legislativo: La Reforma Tributaria, que financiará la nueva educación chilena; la Electoral, que instala un sistema proporcional e inclusivo para la elección del Parlamento y la Educacional, que pone la inclusión como la característica fundamental del nuevo sistema educativo, liberando la calidad del mismo del lastre del lucro. Falta la Laboral que equilibrará la hoy desigual relación entre el capital y el trabajo.
               El momento épico del cambio, del gran gesto y la gran frase reformista tiende a quedar atrás rápidamente ¿Por qué tan rápido? Porque era en el 2014 y es en la primera mitad del 2015 que está en toda su potencia el apoyo al nuevo gobierno y a su programa, así como la concentración de la energía social, política y cultural para consumarlo, antes de las consecuencias negativas de la desaceleración económica, del natural desgaste del ejercicio del gobierno y de la instalación de la rutina acomodaticia en la gestión de la Administración Pública.
               A partir de ahora ocupará el primer plano de la escena política la gestión del gobierno, la eficacia de la acción del Poder Ejecutivo. Es, pues, el momento de quienes quisieron poner su vocación de servicio, sus talentos, su entusiasmo a favor del cambio desde los cargos de la Administración Pública.
               La proyección de la NM en un nuevo gobierno dependerá, cada vez más, fundamentalmente de estas personas. Ellos deberán demostrar en la vida cotidiana y en la calidad de vida de todo Chile que los cambios han sido para mejor. A los partidos de la NM, en especial al Partido Socialista, les corresponde elevar su capacidad de conducción política, superando las tendencias al protagonismo que divide, la inclinación al acompañamiento demagógico de las demandas sociales, fortaleciendo su unidad, proponiendo soluciones responsables a los dilemas de la puesta en práctica del programa de gobierno y sobre todo, desarrollando las organizaciones populares que darán sostén, contenido y continuidad práctica a las reformas en curso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *