Discapacidad intelectual: desafíos actuales y futuros para avanzar en inclusión

Por Carmen Artaza, Directora del Área Técnica de Fundación Coanil.
               Las cifras recientemente mostradas en la prensa, sobre el estudio de la Eclam, que señala  el aumento significativo de prevalencia del Síndrome de Down, nos lleva a reflexionar sobre qué respuestas estamos entregando, como sociedad, a las miles de familias que tienen un hijo/a con discapacidad intelectual.
               Vamos en la dirección correcta, donde los diferentes  actores sociales han ido definiendo sus roles. Sin embargo, es urgente que el Estado determine políticas claras dirigidas a las personas con discapacidad, en relación a la intervención de estos actores y el financiamiento de los programas intersectoriales.
               La vasta experiencia que tiene fundación Coanil en esta área, nos ha permitido evolucionar en las intervenciones con los niños y sus familias, desde la atención temprana, siguiendo con todo el proceso educativo, regido por la convicción de que cada niño tiene un potencial, que debe desarrollar recibiendo los apoyos necesarios.
               Hoy, un gran número de jóvenes con discapacidad intelectual se están incorporando al mundo laboral, debido en gran parte, a que las familias han cambiado su mirada en relación a la formación de sus hijos orientada a entregar una mayor autonomía. Es en este ámbito donde Coanil ha realizado sus mayores cambios de paradigmas, centrando la intervención  en mejorar los logros personales de cada uno de los usuarios y potenciar su autodeterminación.
               Durante años hemos entregado los apoyos necesarios para lograr una máxima participación de las personas con discapacidad intelectual, a través de nuestros programas educativos, de apoyo familiar, de protección de derechos y de capacitación e intermediación laboral. Sin embargo, aún hay mucho por hacer desde la sociedad, para lograr la plena inclusión de este importante grupo de personas, ya que todavía persisten la desigualdad y exclusión social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *