Ejemplo de entereza demuestra bombero tras rescatar a su madre en accidente de volcamiento

Boris Bravo Carvajal, Teniente Tercero de la Primera Compañía de Bomberos de Quilpué, tuvo que sacar a su madre de entre los fierros retorcidos del vehículo en el que ella y su tío se dirigían al trabajo.
 El joven bombero relata que la noche del 24 de enero estaba de guardia en la Primera Compañía, ubicada en calle Zenteno. Al día siguiente, debía participar en un operativo, ya que se desempeña en la Unidad de Protección Civil y Emergencias de la Municipalidad.
 Por ello, el 25 salió temprano de su turno, marcó a las ocho de la mañana en su trabajo y se dispuso a preparar el vehículo municipal para salir, pues tenían que hacer algunas diligencias con su jefe. Cinco minutos más tarde, recibió una llamada de su tío al celular la que le pareció extraña. En ella, su tío le dice que envíe el carro de rescate urgente al sector de Ramón Ángel Jara, específicamente al Tranque de Las Vacas “porque nos dimos vuelta con tu mamá”.
 Al principio, Boris no creyó, “uno nunca piensa que te va a tocar a ti”. Llamó a la Central de Bomberos para ver si tenían conocimiento acerca de un accidente y  no tenían información. Entonces, sintonizó la radio y Carabineros estaban hablando de un volcamiento en el sector. Inmediatamente, Boris llamó a la Central, pidiendo que le despacharan  el carro urgente por una “clave 05 volcamiento” y agregando que se trataba de su madre y su tío.
 Mientras tanto, se fue al rescate en su vehículo particular, apuradísimo y preocupado de lo que pasaba en ese minuto. En el trayecto, recibió una llamada de su madre, indicio de que el accidente no había tenido consecuencias tan graves. En ella, su madre lloraba, en estado de shock y le decía que se apurara, que lo quería ver y que lo necesitaba, que estaba asustada y que no se quería mover.
 “En ese momento, alguien le quitó el teléfono, seguramente algún vecino que estaba ayudando. Le dije que se calmara, que yo iba en camino.  Al llegar al lugar e ir bajando por el Tranque Las Vacas en la ruta Lo Orozco, no vi ninguna camioneta, sólo divisé el carro de Carabineros y me pregunté ¿dónde estaba la camioneta?”, relata el bombero.
“Mis compañeros tuvieron que emplear maquinaria, ya que mi madre estaba atrapada en el asiento, pues la camioneta por el lado donde ella iba de copiloto, se hundió. Se encontraba con mucho dolor, pues estaba fracturada». (Gentileza de www.primeraquilpue.cl)
 “Me estaciono y miro alrededor, percatándome que ésta estaba internada en el bosque de eucaliptos, destruida por completo. Estaba en un claro. Me bajé rápidamente y mi madre aún estaba atrapada con Angélica -una joven que trabaja con ella-, y mi tío ya había podido salir de la camioneta volcada. Mi madre estaba llorando atacada. Obviamente, yo, con un nudo en la garganta, no quise demostrar o soltar el llanto delante de ella, porque eso asusta más a la persona. Entonces, bien firme,  la atendí, pues llorando me suplicaba que la sacara rápido de ahí, diciéndome que no se había movido”, continúa contando Boris.
 
Respecto a sus sentimientos y sensaciones en aquel momento, el bombero señala que “cuando uno se enfrenta con una situación así, cuando ves a tu madre llorando y suplicando para que la saques luego, hay que ser muy fuerte”. Varios compañeros le manifestaron estar sorprendidos con la firmeza y entereza que tuvo en ese momento.
 
Bomberos en el momento del rescate. (Gentileza de www.primeraquilpue.cl)
Después llegó el carro de rescate y “todos mis amigos la conocen a ella y viceversa. La atendieron y fui a ponerme el traje de rescate, porque sin uniforme mis compañeros me iban a sacar. Quería atenderla yo mismo. Sentía que si ella estaba a mi lado iba a estar más tranquila, ya que se generó mucha conmoción”, aclara Boris.
 Inmediatamente, junto a Bomberos comenzaron con las labores de inmovilización. “Mis compañeros tuvieron que emplear maquinaria, ya que mi madre estaba atrapada en el asiento, pues la camioneta por el lado donde ella iba de copiloto, se hundió. Se encontraba con mucho dolor, pues estaba fracturada. Comenzamos a cortar los fierros y la sacamos asustada hasta el último minuto. Después, la atendió una enfermera que también nos conocía. Le dijimos que estuviera tranquila, pues por la condición en que quedó la camioneta y los golpes que recibieron,  gracias a Dios estaban bien”, manifiesta el rescatista.
 CAUSAS DEL ACCIDENTE
 Con referencia al accidente y sus causas, Boris señaló: “iban camino al trabajo. Mi tío iba manejando, mi madre de copiloto con cinturón de seguridad -pues si no hubiera salido eyectada del vehículo- y atrás venía Angélica sin cinturón, quien quedó cruzada con los pies atrapados con el asiento”. El motivo fue que el conductor perdió el control al momento de pasar el puente de Ramón Ángel Jara, donde hay una bajada. “Al pasar al camino de tierra, por la calamina, perdió el control de la camioneta y se volcó, yendo a  dar al bosque. El golpe fue de energía y la camioneta seguramente se ha de haber golpeado con los árboles”, concluyó.
Bomberos en pleno rescate. (Gentileza de www.primeraquilpue.cl)
 Después del rescate, la madre fue trasladada al Hospital con 236 de presión, donde le diagnosticaron una fractura en la escápula y poli contusiones. Estuvo en la Unidadde Emergencia, esperando el traslado a Viña del Mar para que la revisara un traumatólogo, quien le indicó un cabestrillo y reposo por dos semanas hasta un nuevo control. Por su parte, angélica, la acompañante, resultó con fractura en una de sus extremidades. El conductor resultó con una contusión en el brazo izquierdo. Por último, el vehículo, que no estaba asegurado, se perdió totalmente.
 “En la ambulancia pudimos conversar. Le dije que me contara cómo fue el hecho y ayudé a tranquilizarla un poco, pues estaba shockeada”. Boris explica que “con la experiencia, la capacitación y los cursos que Bomberos recibimos, sabemos como poder calmar a un paciente y, cuando es tu propia madre,  debes saber utilizar esos recursos, respirar profundo y hacerlo bien. Por ello, apliqué esos conocimientos  y traté de inducir el diálogo en términos de tranquilizarla, para poder calmar el susto que sentía tras el impacto”, señaló.
 Por su experiencia como bombero, Boris aclara que un choque desconcierta totalmente a quien lo sufre. “Por lo tanto, mi madre, al saber la labor que desempeño y ver fotografías de nuestro trabajo, también sabe a lo que se expusieron”.
 Al lugar de los hechos también llegó su padre, el Comandante de Bomberos Boris Bravo Romero, quien también participó en las labores de rescate.
 ANTECENDENTES BIOGRÁFICOS
Boris Bravo Carvajal, Teniente Tercero de la Primera compañía de bomberos de Quilpué.
Boris Bravo  ingresó a la Brigada Juvenil el año 2001, a la edad de 15 años. Allí comenzó con un periodo de formación hasta cumplir la mayoría de edad. Luego, cumplió satisfactoriamente los cursos de preparación que dicta la comandancia y pasó a ser bombero en diciembre del año 2004.
 El Teniente Tercero de la Primera Compañía de Bomberos de Quilpué, relata que quiso ser bombero porque su padre también lo es. “Cuando tenía 15 años, mi padre me dijo que yo estaba en edad de formar parte del Cuerpo. Recuerdo que desde pequeño me regalaba carritos Bomba. Me presentó a la Compañíay me gustó, porquel a Primera ejerce una labor de rescate la que se acerca mucho más a la gente. En un incendio uno pierde todo, pero en un rescate estás más comprometido con la persona y eso es lo que me gusta a mí, ayudar a la persona en el momento en el que está más necesitada”. Además, tiene un tío que es radio operador dela CONAF en Valparaíso.
 Boris, además de cumplir su labor como bombero, también se dedica a capturar con su cámara en el lugar de los hechos y tener un registro de los distintos accidentes. “Siempre ando con una cámara y trato de testimoniar, pues todos los accidentes son distintos y  trato de mostrar con ello cuál es la labor que desempeñamos hacia la comunidad, que sea un servicio profesional y que cuente con herramientas de acuerdo a la demanda que existe. Las herramientas son caras y Bomberos Quilpué yla Primera están preparados para enfrentar un accidente”, señala el bombero.
 LLAMADOS A LA COMUNIDAD
 Por último, el Teniente hizo dos llamados a la comunidad. El primero, “prevenir emergencias a nivel doméstico, que los adultos enseñen a sus hijos a tener precaución. La ONEMI también ha hecho este llamado” y, el segundo, cooperar con Bomberos, “porque nosotros somos una institución que abarca de todo hoy en día. Salimos a incendios estructurales, forestales, fugas de de gas, derrames de combustibles, rescates vehiculares, espacios confinados, apoyamos al SAMU cuando tienen pacientes postrados e, incluso, realizamos otros servicios, tales como prestar cooperación cuando hay animales en situación de peligro. Bomberos abarca tanto  y para eso necesitamos equipamientos que son de un alto costo», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *