Gerardo Rojas, presidente del Sindicato de Feriantes: “Nosotros queremos que todos los quilpueínos pensemos por Quilpué”

De atropello han catalogado los dirigentes de la mítica Feria de El Belloto el futuro paso del Troncal Urbano que dividiría al recinto en sus primeras etapas.
               “Como han expresado otros dirigentes,   estamos súper preocupados por el problema de la nueva vía del Troncal que van a hacer, porque van a atropellar nuestros derechos. Nosotros compramos esto con mucho sacrificio, estamos sumamente  enojados con la autoridad comunal por el hecho de que él conoce el sacrificio que los comerciantes que trabajamos aquí, en El Belloto, hemos hecho para comprar esto, para tener una fuente de trabajo, para que ellos (feriantes) tuvieran en su período de vejez una jubilación, una cosa que les ayudara. La mayoría no tiene previsión y ahora nos encontramos con este problema, que este Troncal atraviesa la feria y deja a mucha gente sin trabajo”, expuso el presidente del Sindicato de Feriantes de la comuna de Quilpué, Gerardo Rojas.
 ¿Quién les dijo que el Troncal Urbano podría pasar por acá?              
                “Nos enteramos por los medios de comunicación. Nadie nos ha consultado nada, nadie tampoco nos informó nada. Solamente nos enteramos por los medios de comunicación y se hicieron algunas gestiones con la concejala Roxana Sepúlveda. Ella nos consiguió una entrevista con el Director de SERVIU, Nelson Basaes, y pudimos manifestarle nuestra inquietud y nuestro rechazo a este proyecto, hace dos meses atrás. Él se comprometió, junto con Rodrigo Uribe, en traer un software que estaban preparando en ese momento con el tema para dárselo a conocer a la comunidad, que es lo que se hizo en el Gronemeyer (Liceo) hace dos semanas atrás”.
¿A qué conclusiones se llegó en esa oportunidad?
                 “En esa reunión se rechazó el proyecto, que está rechazado por la comunidad completa. Había más de 300 personas reunidas ahí, la mayoría dirigentes de Juntas de Vecinos y de la comunidad de Quilpué, quienes rechazaron este proyecto porque es una cosa que realmente no beneficia a Quilpué. A nosotros nos perjudica enormemente y no solamente a nosotros, a las poblaciones, también a mucha gente por donde está trazado esto la perjudica”.
Concretamente, ¿en qué les perjudica?
                  “Nosotros hace treinta años que somos dueños y el proyecto aquí, en este momento, atraviesa la feria y deja prácticamente a más de 600 comerciantes sin trabajo, de tres ferias. Somos 600 los trabajadores, pero a través de esos trabajadores hay otras 2 mil 400 personas –más o menos- que viven de esto y que  son anexos a ellos mismos, trabajadores que nosotros tenemos. Si casi todos los puestos tienen uno o dos trabajadores. Entonces, no son solamente 600 personas o puestos, son prácticamente 2 mil personas las que quedarían sin trabajar aquí”.
Pero, ¿lograron acordar algo en aquella reunión?
                   “Lo que se acordó en la reunión en el Gronemeyer es que se iba a conversar en cada una de las etapas con cada una de las personas que estaban afectadas, para ver soluciones a este problema. Nosotros no queremos que pase por aquí el proyecto, nosotros rechazamos de plano a que pase y divida la feria. Porque usted entenderá que nosotros entregamos los productos para que esta comuna pueda comer en forma más barata, que en estos momentos en que hay crisis en el país, la gente tenga como comer. La gente es luchadora aquí, es gente que se levanta a las tres o cuatro de la mañana para poder abastecer a la comuna de estos productos de primera necesidad, a un precio que pueda llegar a los hogares chilenos y a los hogares de Quilpué, y es injusto lo que ocurre. Además, hay que tener en cuenta que la Feria de El Belloto, no solamente para nosotros, sino que para la comunidad, es patrimonial”.
¿Qué piensan hacer para conseguir que esto cambie?
                   Nosotros estamos dispuestos a luchar hasta el final para que esto sea modificado. En un 30% de  los clientes están enterados, porque nosotros no hemos hecho una campaña dura para dar a conocer esto al público consumidor, pero lo pretendemos hacer. Si no hay una solución ante este problema, lo vamos a hacer indudablemente y vamos a usar todos los recursos y todas las formas que tengamos para modificar este proyecto, todas las formas de lucha, de lucha en la calle”.
¿Han considerado alguna opción frente al paso del Troncal?
                    “Tenemos opción, claro que sí, porque la calle José Fuentes está pavimentada hacia Freire, no tienes para qué romper la feria. Y José fuentes está media cuadra más abajo, esa es una alternativa, claro”.
¿Qué se percibe entre los feriantes, los socios, frente al tema?
                     “Mucha inquietud, mucha inquietud. El Sindicato y las diferentes sociedades que existen aquí, en El Belloto, se han estado reuniendo periódicamente. Los dirigentes también hemos estado coordinando trabajos periódicamente, con el fin de ir viendo el curso que está tomando esto. La primera etapa está anunciada para el próximo año, son nueve etapas. La primera etapa no nos afectaría a nosotros, pero eso está por verse, porque se ha mentido tanto que nosotros realmente no sabemos si esa etapa nos va a tomar a nosotros o no nos va a tomar”.
¿Cuál es el llamado de los feriantes frente a este problema?
                     “Yo quisiera solamente llamar a la autoridad y, especialmente, a los concejales que apoyan la feria a que hagamos un trabajo en conjunto para modificar este proyecto. Es un proyecto que realmente es de ciudad, pero hay otras alternativas por donde sacarlo, no solamente ésta. Está la alternativa de bajar la línea del tren y ocupar todo el espacio que hay en ese sector. Está la alternativa de sacarlo por donde nosotros pensamos, que es aquí, antes de atravesar la feria, por José Fuentes. Entonces, llamamos a esas autoridades que son amigas nuestras a que se preocupen también del problema y a que podamos trabajar en conjunto. En cuanto a la comunidad, llamamos a que ellos también se inquieten por este problema. Ellos son, realmente, los más beneficiados con lo que nosotros hacemos. Los precios con los cuales nosotros vendemos en la feria permiten al pueblo de Quilpué poder comer y mantenerse”.
                     Al mismo tiempo, Gerardo Rojas recalcó que la Feria de El Belloto “es un patrimonio de la comuna. Ha costado sacrificio, sangre, sudor. Tenemos trabajadores que han fallecido luchando por tener esto y es totalmente injusto que venga una autoridad de Santiago a decir esta feria no existe más, porque nosotros vamos a pasar un camino por el medio. A nosotros esto nos costó hace 30 años atrás mucho sacrificio. Hay gente como el dirigente Luis Díaz, que lleva 40 años luchando en esto, 40 años. No es para que ahora vengan las autoridades a decirnos que esto se va a terminar o esto se va a dividir. Nosotros no luchamos para eso. Se dice que la comuna es de todos, por ahí aparece un slogan Quilpué es de todos, pero al parecer eso no es así. Al parecer son cinco o seis personas las que piensan por todos los quilpueínos. Nosotros queremos que todos los quilpueínos pensemos por Quilpué y que se nos den las opciones de poder pensar por Quilpué también, poder decir lo que nosotros queremos sobre lo que nosotros tenemos y lo que a nosotros nos ha costado. Que se nos respete como personas y como ciudadanos de esta comuna. Eso es lo que queremos”.
                     Por su parte, Luis Díaz, socio de la feria, asevera que lleva “40 años trabajando. Las autoridades nunca han venido. A lo único que han venido es a pedir el voto, pero después se desaparecen y no vienen más. Pienso que es una falta de respeto, porque nosotros somos ciudadanos de Quilpué, por años hemos vivido acá, somos contribuyentes, tenemos todos los derechos igual que todos y hemos luchado por tener esto cuántos años, con sacrificios hasta de la familia. Pienso que esto no debe ser. Deben tirar la calle por otro lado. Hacer igual que en Viña, tirar el tren subterráneo y una carretera por arriba. Ellos no conocen el tema. Hacen los planos y dicen esto se hace, pero aquí no vienen a ver. Tienen que venir a ver. Tiene que venir un ingeniero, un arquitecto, venir el Director de SERVIU y ver cómo está la función aquí y cuál es la gente que trabaja el día, porque aquí está lleno de público en todos lados”.
                     A su vez, Adriano Madrid, tesorero de la Sociedad Comercial Belloto Centro Limitada también se refirió al tema. “Esta sociedad nació bajo el ala de la más antigua, la Sociedad Inmobiliaria Belloto Centro Limitada, que tiene unos 40 años. Nosotros llevamos como 30. Nosotros tenemos actualmente como 40 socios y detrás de cada uno hay un grupo familiar y ayudantes. Es una gran familia. Aquí hay miles de personas que dependen de la feria. Hay cinco o seis personas por grupo familiar y por lo general siempre hay tres o cuatro personas que trabajan con uno. Imagínese, cinco por cuatro, ya son 20 personas y empieza uno a multiplicar. Son miles de personas que dependen de la feria. A muchos de ellos ya no les dan trabajo, porque son de la tercera edad o están jubilados. También hay gente joven que está estudiando, tratando de sobrevivir. Entre ellos están los discapacitados, como yo. A mí en ninguna parte me darían opción de trabajar por mi discapacidad. Entonces, es la única oportunidad que tengo y, además, ya llevo tantos años trabajando acá”.
                     El dirigente corrobora las palabras de Gerardo Rojas, mientras los feriantes se reúnen para apoyarlos. “Nos enteramos de todo esto cuando salió en el diario, a pesar de que este proyecto lleva como 20 años, cuando empezaron a tomar los primeros datos del troncal y vinieron de un montón de  entidades  a hacer estudios de ingeniería. Ahora supimos por el diario que ya estaba concretado. Incluso,  Página 12 hizo mención y sacó algunas imágenes de las personas que estaban, del ministro y de un senador que está a cargo de esta cosa, pero a nosotros no nos han preguntado nada, ni a la ciudadanía ni a los vecinos. A nadie le han preguntado: oiga usted va a ser perjudicado por esto”.
¿Usted también asistió a la reunión en el Gronemeyer?
                      “Ese día uno de mis colegas fue a la reunión, porque yo estaba enfermo. Me dolían mucho las caderas, que es donde tengo la prótesis, y no pude ir a esa reunión. Pero sí mencionaron que varias personas habían tomado la palabra para poner el problema sobre el tapete, pero no hay soluciones. O sea, se expuso pero nada más, no hay una solución. No se dijo que teníamos una alternativa, simplemente”.
Considerando lo anterior, ¿qué piensan hacer para encontrar una solución?
                      “Lo primero es agotar todas las instancias y, después, vamos a hacer una toma. Nos tomaremos el troncal, haremos algunas pancartas, porque queremos ser escuchados. Porque ésta es nuestra fuente de trabajo y si nosotros la perdemos, no tenemos nada, no tenemos nada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *