ActualidadInternacional

Gran recibimiento entregaron alumnos del Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer a escritor chileno Antonio Skármeta

El destacado autor de “Ardiente Paciencia” dictó una entretenida charla en el establecimiento educacional, en el marco de la conmemoración del Día del Libro.
               Con un relato que cautivó a la audiencia -compuesta por profesores y alumnos de colegios de la comuna-, el escritor de renombre internacional, Antonio Skármeta, dio a conocer distintos párrafos de su vida relacionados con su acercamiento al mundo literario y del cine, así como también al poeta Pablo Neruda, ícono de las letras chilenas y también de su obra.
               La ilustre visita se enmarcó en las celebraciones del Día del Libro, organizadas por la Dirección de Cultura y Comunicaciones de la Municipalidad de Quilpué, con el objetivo de acercar la literatura a la comunidad, en especial, a niños y jóvenes.
               En la ocasión, el autor de “Neruda por Skármeta” relató jugosos detalles de sus primeros encuentros con Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto y de la influencia que causó en su propio trabajo, lo que impulsó convertirlo en personaje de sus novelas, las que también fueron llevadas al cine con gran éxito.
               “Es un verdadero placer volver a Quilpué en esta importante ocasión y ver el interés por la literatura, el entusiasmo y la gran participación de toda la comunidad, en especial de jóvenes y niños. Felicito al Municipio, en particular, al alcalde Mauricio Viñambres, con quien sostuve una conversación que denota su compromiso con el desarrollo cultural de la ciudad”, manifestó el escritor.
Bienvenida
               La grata jornada literaria comenzó con las presentaciones musicales que los alumnos del Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer prepararon para saludar a tan relevante visita, con temas británicos de tendencia trip hop de downtempo y de pop español.
               Posteriormente, Gabriel Castro Rodríguez, escritor quilpueíno y docente del Liceo Técnico Profesional Mannheim, dio la bienvenida e introdujo a la audiencia en el trabajo y obra de Antonio Skármeta.
               Luego de la charla, los alumnos realizaron preguntas al escritor, referentes a su narrativa, quien también en la ocasión firmó libros de su autoría para el público asistente.
 El amor lo trajo por primera vez a Quilpué
               Gratos son los recuerdos que Skármeta tiene de la Ciudad del Sol, donde a los 17 años se enamoró perdidamente de una quilpueína, por quien venía seguido desde Santiago, viaje que duraba 10 horas, ida y vuelta. «En esa época, Quilpué era un pueblo, no la ciudad con la que me encontré hoy.  El viaje era largo, pero valía la pena, porque era una mujer muy bella», contó el escritor.

 

 

              

                              

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: