Investigadora: “Existe la creencia de que la Física no es para mujeres”

Especialista en didáctica de la física, la doctora Carla Hernández apunta a que existen motivos sociales muy instalados en las aulas que frenan a las chilenas a estudiar esta disciplina. De todos modos, indicó que en la prueba específica del área, damas y varones rinden de modo similar.

Que en Chile la Física no sea de gusto masivo es un hecho y que la participación de la mujer en esta disciplina sea escasa, también lo es.

Así lo manifestó la especialista en didáctica de la física, doctora Carla Hernández Silva, cofundadora de la Sociedad Chilena de Enseñanza de la Física (SOCHEF) e investigadora de la Sociedad Chilena de Didáctica, Historia y Filosofía de la Ciencia, durante la inauguración del año académico Pedagogía en Física de la Universidad de Playa Ancha (UPLA).

Por ello reafirmó la necesidad de incorporar la perspectiva de género en la educación para promover la diversidad e igualdad en la investigación, la docencia y la gestión educativa, y para permitir un factor de innovación y cambio educativo desde la organización escolar y los contenidos curriculares, hasta los recursos educativos y la formación del profesorado.

La doctora Hernández sostuvo que, aunque se han acortado brechas de participación de las mujeres en la ciencia y, de manera particular en la física, hay factores sociales que se perpetúan en las aulas, que es necesario combatir porque impiden avanzar hacia una igualdad de género en esta disciplina.

En el 2020 la investigadora lideró un diagnóstico sobre la participación de mujeres en Física en Chile, y explicó que “ya desde el colegio la participación de mujeres que rinden la prueba específica de ciencia es baja. Sin embargo, un dato que nos llamó la atención fue que, cuando comparábamos resultados con los hombres, no había diferencia. Probablemente, existe la creencia de que la Física no es para las mujeres, que si me va mal en este ramo en el colegio eso no es para mí, pero cuando observamos los resultados que las mujeres obtienen (en la prueba específica) les va igual que a los hombres. Las mujeres no están entrando a la física, al parecer, no porque no sean buenas para ella, sino porque hay otros motivos”, puntualizando que hay ahí aspectos vinculados con creencias que se han ido perpetuando y que se deben combatir.

DESPERTAR VOCACIONES

Expresó la académica que, si bien la carrera de Pedagogía en Física tiene mayor matrícula de hombres que de mujeres, la tasa de titulación de las alumnas es mejor que la de los hombres, entonces, no es que las mujeres sean malas para la física, reflexiona.

Con la falta de referentes mujeres en dicha disciplina, unido a que solo el 14% de las plantas académicas en física del país está compuesto por mujeres, así como a la presencia de estereotipos de género en los textos escolares y universitarios sobre la asignatura, y a la forma en que se enseña esta ciencia en las aulas, se va instalando en el ideario colectivo inconsciente la idea reforzada de que la física no es para mujeres, lo que hace difícil despertar vocaciones en esta área.

La especialista Carla Hernández advirtió que hay preguntas todavía abiertas referidas, por ejemplo, a la percepción de autoeficacia, que es la idea que tenemos de qué tan buenos o buenas somos para realizar una tarea, en este caso, para la física.

A nivel escolar estudiamos en un grupo de estudiantes de segundo medio el nivel de percepción de autoeficacia y encontramos, efectivamente, que la percepción de las mujeres hacia la física era menor que la de los hombres, pero además era mucho menor para mujeres que estudiaban en colegios mixtos. Las mujeres que estudian en colegios de un solo sexo suelen tener una percepción de autoeficacia más alta que quienes están en colegios mixtos. Y eso nos da cuenta de que, probablemente, hay algo dentro del aula de escuelas mixtas, que está afectando esta percepción hacia la física que tienen las estudiantes actualmente”, precisó la académica, junto con admitir que sin igualdad de género en ciencia, el desarrollo de un país no puede alcanzar su máximo potencial.

Es urgente, dijo, fortalecer la formación docente inicial y continua, incluyendo la perspectiva de género en los planes de estudio, fomentando trabajos sobre neurobiología, conciencia de género y uso de lenguaje inclusivo. Debe haber esfuerzos por diversificar la bibliografía dentro de los cursos, buscar bibliografía de mujeres para llevarlas al aula. Fomentar la visibilidad de mujeres en Física para combatir la falta de referentes, y reflexionar como docentes sobre los propios estereotipos y sesgos de género, a veces inconscientes, para no traspasarlos al aula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *