Más de 600 personas asistieron a cierre anual de Escuela de Danza Contrapunto

Con presentaciones de Ballet, Neo-Flamenco, Tango y muchas más, los alumnos y alumnas de Marjorie Aguilar deleitaron al público en el Teatro Municipal de Valparaíso.
               “Es de una tremenda satisfacción, porque los niños están felices. A ellos les encanta participar y me alegro mucho por eso”, expresó la profesora de Danza, Marjorie Aguilar, luego de la exitosa muestra de baile, efectuada este domingo 7 de diciembre, a teatro lleno en la Ciudad Puerto.
               La docente indicó que la alumna más pequeña tiene tan sólo dos años y, la mayor, 50.  En total, son 117 alumnos los que participan de las clases, que se realizan en el Colegio Alianza Alemana de El Belloto, todos los sábados del año.
               En las presentaciones, además, participaron los establecimientos educacionales Luis Cruz Martínez y el Centro Cultural Verde Limón, donde también Marjorie imparte clases de Danza.
               “Hemos estado presentándonos todo el año en jardines infantiles, colegios y donde nos inviten. Nosotros siempre estamos apoyando todos los eventos que se realicen en Quilpué”, comentó la profesora. “Estamos trabajando con los niños en temáticas de bullying y acoso sexual, con el fin de que los niños conozcan, a través de la danza, métodos para su protección”, añade.
Trayectoria
               Cabe señalar que la Escuela de Danza Contrapunto lleva 12 años de arduo trabajo en Quilpué y su profesora de Danza se ha presentado durante 25 años en el Teatro Municipal de Valparaíso. “También, nos presentamos en el Teatro de Viña del Mar, hasta que se destruyó y no pudimos hacerlo más”, cuenta.
               Marjorie Aguilar cuenta que se hizo profesora de Danza de forma accidental. “Mi hobby era el baile. Sin embargo, cuando entré a trabajar a la Policía de Investigaciones,  uno de los jefes junto a su esposa me fue a ver bailar y me dijo que qué estaba haciendo en la institución, porque lo mío era la Danza. Ahí me di cuenta, me retiré y me quedé en la Danza”, relata emocionada.
               Luego siguieron las clases de perfeccionamiento y las presentaciones en Argentina, en el Teatro de Córdoba y, en España, con la profesora de la Real Academia de Danza de Madrid. Además, muchas de sus alumnas ya tienen sus propias Escuelas de Danza, las que en ocasiones también son invitadas por Contrapunto para participar en algunas de sus presentaciones. “La idea es que se difunda la Danza”, puntualiza Marjorie Aguilar.
               En el cierre, los asistentes pudieron deleitarse con Danza Árabe, Neoclásica, Neo-Flamenco, Tango y Jazz, en una sala repleta de magia y entretención.
               “Soy apoderada de la Escuela hace cinco años. Tengo a mi hija Valeria en Ballet, Danza Árabe y Flamenco. En realidad, a la niña le ha servido mucho para desarrollar su personalidad, motivación y coordinación. El trabajo de la profesora es muy bueno, muy profesional y estructurado. Siempre está preocupada de las niñas. Por eso, se los recomiendo a todos los padres, pues a los niños les sirve muchísimo, porque fomenta su seguridad y estabilidad, y es una actividad recreativa que enseña también disciplina y responsabilidad”, comentó en la ocasión Leslie Ortiz.
               Por su parte, Javiera Romero, alumna de la Escuela de Danza Contrapunto desde hace tres años, señaló que partió tomando clases de Ballet, “después me entusiasmé con Flamenco y Árabe. Es muy gratificante, porque el ambiente es muy afectuoso y muy cálido. Además, entre todas nos ayudamos, es muy bonito. Más que nada, es una manera de expresarse y si alguien quiere expresarse y le gusta la Danza, a pesar de que piense que no sirve para esto, creo que  debe intentarlo, porque es una forma muy gratificante de liberarse”, manifestó la alumna.
Fotos: Quilpué Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *