Más de 670 familias de Quilpué, Concón y Los Andes han postulado a proyectos de Aislación Térmica

Programa de Protección al Patrimonio Familiar de Minvu permite postular a este reacondicionamiento técnico que busca resolver problemas de condensación, ahorrar energía y mejorar el confort en las viviendas.
               Más de 670 familias de Quilpué, Concón y Los Andes han postulado estos últimos años a proyectos de Aislación Térmica, con el fin de alcanzar cerca de un 30 a 50% de ahorro energético, lo que se ve reflejado directamente en la economía de las familias, ya que evita gastar mes a mes en calefacción eléctrica o a gas.
               Se trata de la técnica de aislación térmica exterior EIFS (Exterior Insulation Finish Systems), que consiste en incorporar por fuera de la vivienda una capa aislante de poliestireno de alta densidad, malla de fibra de vidrio y una capa de terminación.
               El sistema, que hace unos años se utilizaba solamente en construcciones de proyectos inmobiliarios privados nuevos, hoy, mediante al Programa de Protección al Patrimonio Familiar del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, se puede plasmar incluso en las viviendas individuales ya existentes o conjuntos de departamentos antiguos.
               Danilo Passi, Jefe de Ventas de STO Chile Ltda, una de las empresas de que en los últimos años ha desarrollado esta técnica en proyectos habitacionales del Minvu, destacó que “este tipo de sistemas de aislación exterior van a cobrar relevancia, porque son los que mejor aportan a la aislación de una vivienda. Porque la aislación va por el exterior y toma un concepto muy básico: detiene en su fuente de origen al frío y el calor, que está afuera, no dentro. Además, te resuelve varios problemas interiores, como el problema de condensación de fachadas que a veces se producen por la diferencia de temperatura de los muros y tiene un mejor aprovechamiento de la inercia térmica, de la capacidad térmica de las viviendas. En general, genera un confort interior mucho más agradable”.
               El Director (P y T) Regional de Serviu, Manuel León, destacó que este instrumento además, ayuda a reducir el consumo energético a nivel país, eliminando los puntos de una vivienda por donde se podría perder energía, y mejora al mismo tiempo el aspecto estético de la vivienda, ya que el sistema incluye una terminación que renueva las fachadas. A esto se suma que esta técnica “tiene dos condiciones: uno, mejorar la sensación de frío/calor existente dentro de la vivienda y, por otro lado y más importante, es el tema de la salud, porque la diferencia climática existente entre dentro y fuera de la casa hace que mucha gente se enferme, especialmente los adultos mayores y menores de edad. Por lo tanto, es un beneficio que se le entrega directamente a la salud y bienestar de las familias”.
               León explicó que ésta es una de las tantas técnicas constructivas que apuntan al desarrollo sustentable y eficiencia energética que están implementándose en los proyectos habitacionales que ejecuta el Servicio de Vivienda y Urbanización, a la que se suman el diseño bioclimático de las viviendas mediante estudios de asoleamiento y tecnología basada en energías renovables no convencionales, como los colectores solares y placas fotovoltaicos. Esto, además de talleres educativos de eficiencia energética domiciliaria a comités de vivienda y capacitaciones permanentes en esta materia a los mismos supervisores del servicio.
                “Tenemos dos cosas que ya estamos realizando, una que tiene que ver con el asoleamiento, esto quiere decir que cada uno de los conjuntos habitacionales que se construyen desde hace un par de años en adelante, con financiamiento Minvu, tienen que tener una dirección de cada uno de los edificios hacia el sol, que hace que no haya condensación y que tengan la mayor cantidad de sol durante el día. También estamos desarrollando a partir del Programa de Protección al Patrimonio Familiar, proyectos de colectores solares, los cuales por un lado entregan un gasto menor a las familias, pero también mejoran el medio ambiente, ya que se ejecuta una energía renovable”.
               La última capacitación fue realizada por STO Chile Ltda, empresa alemana que lleva más de 90 años trabajando estas técnicas en el mercado europeo y cerca de 12 años ejecutándola en nuestro país, con proyectos financiados por el Minvu en el sur de Chile. La idea fue fortalecer los conocimientos de los técnicos de Serviu tanto para mejorar la evaluación de los proyectos, como la supervisión de las obras que se ejecuten en las viviendas existentes que incluyan esta envolvente exterior.
                “Es un paso sumamente interesante –señaló Danilo Passi- porque es ahí (en las viviendas existentes) donde tú tienes que intervenir. Un edificio en la actualidad, por obligación, quien lo construya tiene que aislarlo. Pero lo que no está aislado es donde tenemos que intervenir. Y ese parque es importante y creemos que a través de estos programas que ejecuta el Serviu estás aportando considerablemente a la mejora en la calidad de vida de las personas que acceden a estos programas y también contribuyendo enormemente a reducir el consumo energético a nivel país”.
               Cabe destacar que según el Ministerio de Energía, se calcula que las viviendas consumen un 26% de la energía de un país y, dentro de ellas, el 56% corresponde a calefacción.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *