Merval y la segregación del lado norte de Quilpué

                                Por Susana Soto Jorratt
                                Ecologista
 
 
 
Mucho se escucha de todas las mejoras que se podrían dar para el sector norte de Quilpué en cuanto a la unificación con el lado sur, que el soterramiento de la faja vía, que más estaciones , entre ellas Valencia; surgen voces defendiendo ahora.
Pero a todos quienes prometen y que más bien utilizan temas de tanta importancia como lo segregados que estamos todos los que vivimos del otro lado, los malabares que debemos hacer para acceder al hospital, a pagar los servicios básicos, a llevar a nuestros hijos al colegio ir a hacer las compras o lo peligroso que se vuelve pasar al lado sur , la falta de vigilancia en los pasos bajo nivel, la oscuridad que existe en ellos que nos hace presa fácil de los delincuentes y que cuando logramos sortear todas estas barreras, entonces nos topamos con otra tan peligrosa como los delincuentes que  es atravesar el troncal alternativo que se llama Condell Sur o que toma el nombre de Baquedano, en el Sol bien llamado el Paso de la muerte.
Sí, todos se olvidan que existe ya un acuerdo de hacer los arreglos que otros prometen, pero estos arreglos y sus tiempos son muy distintos a los que la autoridad nos quiere hacer creer, Merval una empresa que es la Concesionaria de EFE, tiene sus plazos y así los acordó en el año 2005 con muchos Municipios, que son a corto, mediano y largo plazo, y no son en años los que nos parecen las letras. Por ejemplo, a largo plazo  para el soterramiento de la faja vía y, cuanto sería esto, los largos plazos se transforman en 30 años. Es entonces cuando uno se pregunta por qué nosotros, ciudadanos responsables, no somos capaces de alzar la voz cuando escuchamos que se harán mejoras que sabemos no implementarán.
Al ser humano le gusta vivir de esperanzas, hagamos que estas se concreten, seamos capaces de liderar movimientos autónomos para exigir que todo lo que involucre nuestras vidas sea consultado con nosotros, exijamos una real participación ciudadana, vinculante, seamos capaces de empoderarnos frente a quien nos quiere hacer creer el   rojo es blanco.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *