Segunda entrega de cajas de alimento en la región superaría las 300 mil unidades

                Se ajustan los detalles para la que será la segunda entrega de cajas de mercadería en las 38 comunas de la región, con recursos aprobados por el Consejo Regional (CORE) de Valparaíso, además de las nuevas provenientes del gobierno central y que ya fueron anunciadas por el Ejecutivo.

                El presidente del cuerpo colegiado, Manuel Murillo Calderón, explicó que en la última sesión plenaria se priorizaron $ 3.500 millones para 90 mil nuevas cajas de alimentos y  $ 2 mil millones para 50 mil kit de alimentos y productos de aseo e higiene personal destinados especialmente a adultos mayores, lo que hace un total de $ 5.500 millones de pesos y 140 mil unidades.

                A ellas se suman más de 150 mil cajas provenientes del gobierno central, con lo que se superarían las 300 mil nuevas cajas de alimentos para las familias más vulnerables de todas las comunas de la región.

                Murillo señaló que “sabemos que hubo bastantes complicaciones en la primera fase, de manera que le pedimos a los municipios que revisen sus protocolos de entrega para que no se vuelvan a repetir los lamentables episodios que pudimos conocer por la tardía llegada de la ayuda, mientras que en aquellas comunas que no hubo problemas, esperamos que se repita el mismo ejercicio”.

                A ello agregó que “es necesario trabajar directamente con las organizaciones comunitarias, las juntas de vecinos, comités y líderes locales que existen en los barrios, ya que lo más importante es llegar con esta ayuda a las familias que más lo necesitan lo antes posible. Tenemos un  nuevo desafío por delante, y desde ya les agradecemos a las instituciones que nos ayudan en este proceso. Hay que subsanar los errores de la primera fase”.                

Junto con indicar que la distribución desde municipio a las casas de los beneficiados se hará nuevamente en los transportes escolares, dijo que “quizás otras modalidades de ayuda podrían haber sido más eficientes, sobre todo para apoyar a la clase media, tales como la entrega de un boucher o un subsidio directo, pero el CORE no tiene la facultad legal ni las atribuciones para hacerlo, por lo que usamos el instrumento que tenemos disponible que es la compra de canastas familiares”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *