Si usted es adulto mayor, siga estas recomendaciones para no exponerse al contagio del Covid-19

  • Amparo López, académica de Enfermería en UST Viña del Mar, señala que este grupo etario debe limitar la interacción directa con otras personas, pero mantener el contacto con sus cercanos a través de distintos medios para evitar que el aislamiento afecte su salud mental.

El avance del coronavirus Covid-19 y la implementación de medidas como el aislamiento voluntario, toque de queda y cuarentena, han provocado cambios profundos en la rutina de todas las personas, pero en especial de los adultos mayores. Son ellos quienes generalmente dependen de otros para cumplir sus tareas diarias y son ellos también quienes aparecen como la población más vulnerable debido a que muchas veces presentan otras enfermedades que los hacen ser parte de la población de riesgo. ¿Qué precauciones deberían tomar? Amparo López, académica de Enfermería de Universidad Santo Tomás, enumera algunos consejos. 

“Las precauciones generales para prevenir el contagio son las mismas para todos: evitar el contacto con personas que presentan síntomas respiratorios, higiene de manos frecuente con jabón, ventilación del hogar, desinfección de superficies, medidas de higiene respiratoria como cubrir con pañuelos desechables boca y nariz al toser”, explica la experta en Gerontología Clínica.

Respecto a recomendaciones para las personas mayores, Amparo López indica lo siguiente:  

Limite al máximo sus salidas. Prográmese para salir solo una vez a la semana si no hay alguien que pueda hacerlo por usted. Las salidas médicas no esenciales también deben evitarse y solo si es urgente hay que realizarlas. Evite las aglomeraciones y el uso de los medios de transporte masivos.

Autocuidado diario. No descuide su alimentación e hidratación, levántese y arréglese a diario, realice algún tipo de ejercicio, no olvide mantener sus tratamientos si tiene alguna enfermedad crónica, mantenga sus horarios de sueño y vigilia. Evite el exceso de información sobre la situación de la pandemia, establezca y organice sus redes de apoyo. Intente organizar para cada día una actividad diferente, ya sea doméstica o de ocio. Por ejemplo, el lunes ver una película, el martes preparar un postre, el miércoles ordenar el closet, etcétera.

Vacunación. Prográmese para vacunarse contra la influenza y si le corresponde contra el neumococo, esto le permitirá enfrentar de mejor manera el invierno y las enfermedades respiratorias. Recuerde que no es una urgencia vacunarse, pero sí una prioridad. No se exponga a aglomeraciones para vacunarse.

Interacción con otros. Limite las interacciones con terceros, sobre todo con personas que tienen contacto con el exterior y con los niños (se ha señalado que los niños son grandes transmisores asintomáticos de la enfermedad, por lo que hoy se desaconseja que estén con adultos mayores). Si viven dentro del mismo hogar, usen espacios separados y sigan medidas establecidas. En el caso de ser visitado por algún familiar para recibir apoyo, procure que siempre sea la misma persona.

•  Ponga atención a la presentación atípica de la enfermedad. Esto quiere decir que usted puede no presentar los síntomas habituales del Covid-19, por ejemplo, tener tos sin fiebre, asociado a un estado de decaimiento, desorientación o agitación. Cualquier cambio repentino en su estado de salud debe llamar la atención.

“Por último, es importante señalar que el aislamiento social puede tener efectos en la salud mental de los adultos mayores, por lo que se hace fundamental recurrir a la tecnología para mantener el contacto, ya sea teléfono, mensajes escritos o de audio, o bien métodos más antiguos como cartas, mensajes escritos, conversaciones a distancia. Esto sin duda lo hará sentirse apoyado, querido y acompañado y sin duda contribuirá a hacer frente a esta pandemia”, cerró la académica de Santo Tomás Viña del Mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *