SSVQ destaca organización y estrategia coordinada del Departamento de Salud Municipal de Quillota para enfrentar la pandemia

En visita a la comuna, la directora de la Atención Primaria SSVQ, constató en terreno la aplicación masiva de toma de exámenes de PCR cuyos resultados se demoran 24 horas, y de tests rápidos que se entregan al público en 15 minutos.

En medio de la gente que espera una toma de muestra en pleno centro de Quillota,  funcionarios del Departamento de Salud de la Municipalidad  (DESAM) de la comuna divide al público en dos grupos: uno para que se tomen los exámenes de PCR y otro para los tests rápidos.  El procedimiento no es nuevo para los quillotanos porque, como explicó el Director del DESAM, Víctor Alvarado, la estrategia de toma masiva se instaló prácticamente desde el inicio de la pandemia. “En Quillota la gente está acostumbrada a la toma de test”, señala.

Constanza Harbin, directora de la Atención Primaria del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota (SSVQ), visitó la comuna para conocer de cerca cómo están funcionando, valoró el trabajo ordenado desarrollado a lo largo de estos seis meses: “Organizaron una estrategia centralizada e instalaron las consultas respiratorias en el CESFAM Dr. Miguel Concha, donde vimos en terreno una estrategia muy creativa para evitar el contagio entre los equipos. En tanto, decidieron tratar a los pacientes no respiratorios en el Estadio y crearon Unidades de Vigilancia Epidemiológica y de trazabilidad, lo que les ha permitido tener un trabajo paralelo y coordinado para poder abarcar el alto número de casos, como tuvieron en algún minuto, y que los llevó a tener a 50 personas realizando trazabilidad”.

Constanza Harbin destacó el trabajo ordenado que están realizando:  “Esto les permitió salir de la cuarentena y lograr que disminuyeran los casos; ahora dentro de los desafíos que tienen, está aumentar las atenciones presenciales cuando pasen a fase tres”.

Efectos del laboratorio

Víctor Alvarado, Director del DESAM de Quillota aclaró que el funcionamiento se puede dividir en dos etapas: “Al inicio todas las medidas estuvieron asociadas a la reorganización del sistema, a partir principalmente de la medida de distanciamiento social y eso significó readaptar el servicio. Desde la campaña de vacunación, separación de la morbilidad en respiratorio y no respiratorio, al crear un establecimiento en el Estadio para poder liberar el CESFAM Doctor Miguel Concha y dejarlo sólo para lo respiratorio, como la entrega de medicamentos a domicilio”.

El Director del Departamento de Salud de Quillota detalló que la segunda parte, y antes de que comenzara la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA), “empezamos a hacer exámenes masivos, pero básicamente trazabilidad. Después con el apoyo del SSVQ pudimos contratar un equipo para reforzar la trazabilidad y luego, con la puesta en marcha del TTA, reforzamos el testeo. A esto se suma el que exista la posibilidad de contar con un laboratorio propio para procesar los test de PCR, lo que nos brinda una posibilidad mayor de intervenir y enfrentar esta pandemia”.

En este contexto explicó que al día realizan del orden de los 130 a 150 testeos diarios, que es la capacidad que tiene el laboratorio,  remarcando que “la positividad es de 1,9% lo que muestra el trabajo que se está realizando post cuarentena, donde nuestras cifras siguen bajando; una situación que nos permite tener una buena proyección a futuro”.

Respecto al impacto del nuevo laboratorio sostuvo que “en el momento más duro de la pandemia la demora de los resultados de PCR era de 7 días, pero con el laboratorio, el tiempo se acortó a 24 horas; sin embargo, hay que remarcar que el proceso toma 4 horas, pero es la parte administrativa la que aumenta a un día la entrega de los resultados”.

En cuanto a los testeos rápidos masivos, Víctor Alvarado señala que decidieron aplicarlos antes de que empezaran los PCR masivos “con organismos específicos, utilizando ciertos criterios, como la primera línea de la salud”.

Protocolos más exigentes

Javier Mendoza, Director del CESFAM Dr. Miguel Concha, centro que está dedicado a los casos respiratorios de la comuna, subrayó que lo primero que se hizo fue diseñar un flujograma y protocolos estrictos: “Acá nos quedamos con los casos respiratorios y funcionamos como un SAPU de 16 horas. El paciente ingresa a través de una carpa, que se instaló en la entrada, donde existe una sala de espera; luego pasa a los boxes de atención y posteriormente, se retira desde la zona de egreso. Como al inicio el número de casos fue más lento tuvimos tiempo para diseñar protocolos y flujos muy estrictos “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *