Telerehabilitación kinésica: la estrategia que espera mantenerse en el Hospital de Quilpué tras la Pandemia

Pacientes con patologías musculo esqueléticas, con secuelas por ACV y oncológicos reciben tratamiento, seguimiento y evaluación a distancia.

Una opción terapéutica a la rehabilitación presencial, está ofreciendo el Hospital de Quilpué de la red del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, a través de la Unidad de kinesiología del Consultorio de Especialidades, que ofrece a sus pacientes ya ingresados la modalidad de rehabilitación a distancia a través de la tecnología de telecomunicación, para iniciar o continuar el tratamiento de sus problemas de salud en tiempo de pandemia.

Previo al COVID 19, la Unidad de Kinesiología de atención abierta del Hospital de Quilpué realizaba atención ambulatoria a alrededor de 30 pacientes diarios en su proceso de rehabilitación, no obstante, debido a la Pandemia la atención presencial se redujo ostensiblemente.

Los primeros intentos para iniciar una atención a distancia surgió a mediados de abril con la publicación de la Guía de Telerehabilitación del Colegio de Kinesiólogos, y a través de las directrices del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, para que prosiguiera el contacto a distancia, en un principio a través de llamadas telefónicas y luego utilizando las nuevas herramientas de comunicación remota.

Según explicó Norma Sarmiento, Jefa de la Unidad de Kinesiología de Atención Abierta del Hospital de Quilpué, en un principio a través de llamadas telefónicas, se lograba percibir que los pacientes ingresados tenían mayor adherencia a las sesiones y también se sentían acompañados, sobre todo los adultos mayores, aprovechando esa instancia para generar cercanía, resolver las inquietudes que ellos tenían respecto al COVID -19, como a su propio proceso de rehabilitación.

No obstante, el objetivo era realizar una sesión de rehabilitación como si el paciente estuviera en forma presencial, para lo cual el acercamiento de profesionales como de pacientes a las herramientas de telecomunicación fue fundamental. De a poco las atenciones remotas fueron superando en cantidad a las atenciones presenciales.

“El grupo de pacientes que atendemos son principalmente adultos mayores, pacientes con hipertensión, con diabetes, secuelados de accidentes cerebrovasculares, con mayores factores de riesgo, y ese tipo de pacientes había que hacerles seguimiento y continuar con su atención y la única manera era a través de esta atención remota” expresó Norma Sarmiento.

AVANCES EN LOS PACIENTES

La telerehabilitación kinésica en el Hospital de Quilpué atiende a alrededor de 40 usuarias mensuales, con problemas musculo esqueléticos complejos, pacientes neurológicos que tienen secuelas a causa de un accidente cerebro vascular y pacientes oncológicos, entre otros.

Uno de los pacientes de la unidad, Ricardo Saez, de 22 años, comentó acerca del tratamiento que “me ha servido mucho esta estrategia de rehabilitación a distancia ya que soy paciente de alto riesgo y el personal del Hospital me ha tratado excelente. La terapia que me están realizando por telerehabilitación me ha servido harto, de a poquito he ido mejorando y he ido fortaleciendo los músculos”.

Acerca de las ventajas de esta opción terapéutica, Norma Sarmiento comentó que “mantienes al paciente en rehabilitación, puedes hacerle seguimiento, puedes modificarles los ejercicios, puedes evaluarlo hasta darlo de alta. El paciente ahorra tiempo y dinero del traslado, evita el riesgo de contagiarse, está en su ambiente utilizando los implementos que tiene en su casa” comentó la jefa de Kinesiología.

En lo sucesivo, la profesional expresó que es necesario avanzar en alfabetización digital para que una mayor cantidad de pacientes, principalmente que no cuenten con una red de apoyo, puedan acceder a este tipo de estrategia terapéutica, la cual debería continuar luego de superar el contexto de Pandemia por las múltiples ventajas que ésta posee.

“Uno al principio tiende a resistirse, como todo lo nuevo, pero a raíz de la Pandemia, ha significado la oportunidad de implementarlo en el Hospital. Es una tremenda herramienta para poder mantener la continuidad del tratamiento y para poder seguir avanzando con nuestra lista de espera”, finalizó la profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *